Logotipo de mi felicidad

Cómo evitar una discusión


"La mejor forma de ganar una discusión es no tenerla"

Esta máxima es cierta y sirve para todos los ámbitos, tanto laboral, familiar o conyugal. Debes evitar toda discusión porque no hay forma de ganarla.

La mayoría de las veces al terminar una discusión las personas envueltas en ella están más convencidas de su punto de vista que antes de comenzarla.

Incluso si lograras imponer tus razones habrás lastimado el orgullo de la otra persona y le habrás hecho sentirse inferior, por tanto lo que habrás ganado será la mala voluntad de tu oponente, que en este caso puede ser tu pareja, tu hermano o un compañero de trabajo.

Entonces, ¿cómo evitar una discusión?


Consejos para evitar una discusión

1. Acepta las diferencias

Es imposible tener siempre la razón, ¿quién garantiza que en el aspecto que motiva la diferencia eres tú el que tiene la razón en ese momento?

Si a eso le sumamos que en un mismo tema puede haber varios puntos de vista, o intereses opuestos, es lógico que existan discrepancias constantemente.

Aceptando que los demás pueden tener opiniones contrarias a las nuestras, estas nos molestarán menos cuando las escuchemos y evitarás reaccionar de forma desmesurada.

Todo el mundo tiene derecho a tener sus propias ideas e intereses que pueden ser opuestos a los tuyos, incluso podrían tener razón y te ayuden a evitar traspiés en tu vida.

Además si todos estuviéramos de acuerdo en todo, el mundo sería muy aburrido.

2. Evita ponerte a la defensiva

Cuando nos enfrentamos a un comentario negativo o a una situación incómoda nuestra primera reacción es ponernos a la defensiva.

Esto provoca que a partir de ese momento todos los puntos de vista de la otra persona sean tomados como una ofensa facilitando el inicio de una discusión.

Evitar ponernos a la defensiva desde el inicio favorece una mayor comprensión de las razones del otro interlocutor y un razonamiento más frío de los problemas.


3. Controla tu carácter

Si eres de esas personas que fácilmente reaccionan con agresividad tienes que controlarte.

Un ataque de ira suele iniciar de forma inmediata una discusión, por tanto hay que evitarlos.

Tienes que aprender a controlar tu ira, esto no se logra de un día a otro, pero poco a poco, esforzándote, aprenderás a no reaccionar de manera excesiva a situaciones desagradables, si te interesa algunos consejos no dejes de revisar este post.


4. Escucha al otro

Antes de reaccionar deja que la otra persona hable, no la interrumpas, espera a que termine su alegato.

Si interrumpes o defiendes tu punto de vista antes de que termine de expresar su opinión lo pondrás a la defensiva y creas un clima de tensión que puede desembocar en una discusión rápidamente.

Además es importante que escuches atentamente su punto de vista, quizás tenga razón y tú seas el que está equivocado, o al menos haya algo en común en las dos posturas.


5. Busca puntos de acuerdo intermedio

Intenta encontrar, en los argumentos del otro, puntos en los que estén de acuerdo.

No será la primera discusión en que dos personas están defendiendo un mismo punto de vista sin percatarse de ello.

Es por eso importante escuchar a la otra persona y comprender sus razones.

Una vez termine de hablar, comienza tu comentario con esos puntos de acuerdo por ejemplo:

-Tienes razón cuando dices que…

-Es verdad que…

Después explicas tu punto de vista.

Comenzar nuestros argumentos de esta forma tiende a bajar las barreras de la otra persona y evita que se ponga a la defensiva desde el inicio, así aleja las posibilidades de comenzar una discusión.


6. Reconoce tus errores

Si has cometido un error o estabas equivocado en algo, reconócelo.

No defiendas un argumento por el simple hecho de ganar la discusión. Pide disculpas por el error y verás como dejas sin armas a tu oponente enfriando la conversación, permitiendo que fluya por causes más tranquilos.


7. Pospón la toma de decisión para que ambos puedan reflexionar

Si ves que no hay posibilidades de llegar a un acuerdo aceptable y que la conversación toma el camino del enfrentamiento, detenla y propón una pausa para reflexionar.

Ponle fecha y hora para retomar la conversación, mientras tanto no se hable más sobre el tema.


8. Promete analizar las ideas del otro

Esta pausa no es para ganar tiempo, comprométete sinceramente a analizar las ideas del otro, puede que tenga razón.

Como es de suponer pídele que haga lo mismo.

Por tu parte, dedica un tiempo para analizar sus argumentos y hazlo en serio, quizás estés cometiendo un error y el equivocado seas tú.

En todo caso si consideras que tu opinión es la correcta, el simple hecho de haber mostrado respeto por las ideas del otro hará que se aleje la posibilidad de una discusión y facilite la resolución del problema.


9. Agradece las intenciones de la otra persona

Normalmente cuando alguien nos expresa una opinión distinta a la nuestra es por nuestro bien o porque tiene un interés común.

Agradece ese gesto con sinceridad (ver ¿Por qué aprender a ser agradecido?).

Para ello debes reconocer que lo hace para ayudarte, incluso aunque esté equivocado.

Hazle saber tu gratitud, de esta forma también lograrás mejorar tu relación con esa persona y facilitará la convivencia en el futuro.

Resumiendo: Consejos para Evitar una Discusión


  • 1. Acepta las diferencias.
  • 2. Evita ponerte a la defensiva.
  • 3. Controla tu carácter.
  • 4. Escucha al otro.
  • 5. Busca puntos de acuerdo intermedio.
  • 6. Reconoce tus errores.
  • 7. Pospón la toma de decisión para que ambos puedan reflexionar.
  • 8. Promete analizar las ideas del otro.
  • 9. Agradece las intenciones de la otra persona.

Resumen:

La mejor forma de ganar una discusión es no tenerla. Por ello debemos comprender que en todo momento siempre habrá varios puntos de vista o intereses que nos lleven a enfrentarnos a personas de nuestro entorno.

Con estos nueve consejos intentamos darte las herramientas para evitar la mayoría de las futuras discusiones y de esa forma resolver las diferencias de una forma más eficaz.

Esperamos haberte podido ayudar.

.

Si te ha gustado... Compártelo.