Logotipo de mi felicidad

¿Cómo y por qué aprender a ser agradecido?


La gratitud es uno de los valores más importantes de la humanidad, conoce cómo y por qué aprender a ser agradecido desde hoy.

Cuándo te levantas por las mañanas, ¿agradeces el estar vivo? La gratitud nos permite ser felices desde la primera hora de la mañana.

Además de traerte beneficios de forma personal, ser agradecido con las otras personas también te trae buenas experiencias, pues es una de las actitudes más apreciadas.

¿Te preguntas, qué es lo que hay que agradecer? La respuesta es amplia, se podría agradecer por cualquier cosa, desde la vida misma, los alimentos, la vida de nuestros seres queridos, el trabajo, etcétera.

Descubre cómo y por qué aprender a ser agradecido

Las personas agradecidas son más felices que las personas que no lo son, ¿has notado que una persona mal agradecida no es bien vista en ningún lugar?

Más allá de si es bien vista o no, se trata de un sentimiento en forma personal que se expande creando inconformidad en otras personas también.

No ser agradecido es como permanecer en un estado constante de insatisfacción e inconsciencia, ya que la oportunidad misma de vivir cada momento se debería de agradecer.

En el supuesto de que nada nos pertenece en este universo y que solo estamos de paso, ¿no es una suerte estar aquí en el momento y lugar que nos tocó vivir? No importan las peripecias que hay que sortear, sino la actitud propia frente a éstas.


¿Qué significa ser agradecido?

Según el Diccionario Oxford, ser agradecido significa agradecer un favor o beneficio recibido. Por tanto, ser agradecido es tan fácil como dar las gracias. ¿Lo intentamos?

¿Por qué es importante ser agradecido?

Sentir gratitud es una emoción positiva que impacta efectivamente en nuestras vidas, está comprobado que las personas agradecidas son más felices y productivas.

Además, desarrollan mejores relaciones interpersonales en la escuela, la oficina, el taller, en pareja y hasta en las actividades cotidianas de la vida.

Una persona agradecida es percibida con agrado y apertura, obviamente es más satisfactorio tratar con una persona agradecida y amable, que con una persona mal agradecida y grosera.

Es importante aprender a ser agradecido porque la gratitud es un valor que abre muchas puertas en la vida, incluso espirituales y mentales.

La gratitud favorece pensamientos más armoniosos y equilibrados, que pensamientos mal agradecidos, egoístas o desequilibrados.


¿Cómo empezar a ser agradecido en la vida diaria?

Cuando pensamos en que miles de personas mueren cada noche en todo el mundo, es de agradecer que no hayamos sido uno de los elegidos.

Cuando nuestro cuerpo es saludable, cuando tenemos una casa, familia, amigos, trabajo, escuela, y otras muchas cosas y experiencias por vivir, es fácil aprender a decir gracias.

Es sencillo, agradece a todo aquel que te ayude aunque sea algo mínimo, el sentimiento y valor de ser agradecido irá transformando tu ser, elevando tu calidad de vida.


Aprende a decir gracias constantemente

La palabra gracias y por el significado con el que la conocemos bien podría ser usada como un mantra, repitiendo frases de gratitud o simplemente pensando y repitiendo gracias.

La razón es que estas repeticiones favorecen el sentimiento de gratitud y felicidad en tu vida, permitiéndote ser más feliz por el solo hecho de existir (ver Cómo ser feliz).

Ser agradecido por tu vida misma y tus comodidades

¿Cuántas veces te despiertas pensando en lo maravilloso que es tener una cama y un cuarto caliente donde despertar?

Millones de personas en el mundo no tienen un hogar, pero tú sí, ¿por qué no agradecerlo? Si deseas aprender a ser agradecido, tendrás que reconocer que la gratitud se esconde en todo.

“Gracias mamá por prepararme el desayuno”, ¿cuántas madres escucharán esto a diario? ¿Se lo decías a tu mamá o tu papá?

La gratitud es también un valor que se transmite a la familia, asegúrate de ser un buen ejemplo para inspirar a cualquier persona dentro de tu familia o no.

Ser agradecido por la vida de tus seres queridos

Miles de seres queridos de otras personas dejan de existir en este plano a diario, ¿has pensado en la fragilidad de la vida?

Nadie la tiene asegurada, niños, jóvenes, adultos y ancianos fallecen por igual; contar con tus seres queridos es un lujo invisible, que solo se hace visible con la ausencia

Que no te pase a ti, agradece cada día por la vida de tus padres, hermanos, tíos, primos, amigos y por supuesto, por tu pareja si es que la tienes y demuéstraselos.

Expresar gratitud y amor a tus seres queridos

Llama habitualmente a tus seres queridos y pregúntales cómo están. ¿Cuándo fue la última vez que llamaste a tus abuelos o que los visitaste? ¿Y a tus nuevos sobrinos?

Visitas repentinas, llamadas telefónicas, mensajes, asistir a fiestas o reuniones y convivir con las personas amadas, es una de las mejores formas de celebrar su vida y de mostrar amabilidad por el sentimiento de gratitud de que formen parte de tu vida.

Dar las gracias en la calle

Es verdad que durante el día por las tareas cotidianas podríamos decir docenas de veces la palabra “gracias”, ¿pero cuál es la dificultad en hacerlo?

¿Qué sientes cuando realizas algún favor o labor para otra persona y no te lo agradece? Quizá un poco feo, ¿cierto?

Pues imagina que los demás podrían sentir algo similar o peor que tú, por tanto la sencilla palabra “gracias” evitará generar malos entendidos y/o malos sentimientos derivados de su ausencia.

Usa notas o detalles de agradecimiento

Cuando consideres conveniente, una nota, un mail o un detalle de agradecimiento pueden ser un magnífico gesto de gratitud.

Las relaciones interpersonales se fomentan con actitudes positivas y agradables para la otra persona y ser agradecido es una de ellas.

No tiene que ser nada ostentoso o muy elaborado, incluso una pequeña nota pegada en la nevera, en el escritorio de un compañero del trabajo o un mail, pueden ser muy gratos.


Retribuye a quien te ha ayudado

En este aspecto no se trata de devolver el favor para “quedar a manos”, sino de estar al pendiente de en qué momentos nosotros podemos brindar ayuda o sostén a otra persona.

Independientemente de si ésa persona nos ha ayudado o no, la gratitud es como un círculo en el que cualquiera que lo desee puede entrar y formar parte de él.

¿Conoces otras formas de aprender a ser agradecido? ¡Compártelas con nosotros!

Síguenos en nuestras redes sociales